El ajedrez cala en las aulas de Begoñazpi Ikastola para profundizar en el pensamiento y la comprensión

El ajedrez cala en las aulas de Begoñazpi Ikastola

El ajedrez cala en las aulas de Begoñazpi Ikastola

Pionera en la introducción del ajedrez como asignatura, la Ikastola aborda el aprendizaje del  juego para aprovechar sus enormes beneficios educativos. El alumnado empieza aprendiendo, de una manera lúdica, a los 4 años. El aprendizaje de la disciplina se alargará hasta 6 º de Primaria. 

Ya desde la antigüedad el ajedrez se consideraba una actividad idónea para desarrollar el ingenio y el intelecto. Sin embargo, no fue hasta hace relativamente poco cuando este juego, esta unión de arte e inteligencia, como exponen muchas definiciones, llegó a los centros educativos como herramienta pedagógica.

En Euskadi, de hecho, Begoñazpi Ikastola fue pionera  en introducir, hace cuatro años,  el ajedrez en el aula, como una asignatura más, con el objetivo de reforzar la enseñanza en torno a la inteligencia gico-matemática, de acuerdo con la teoría de las inteligencias múltiples de Howard Gardner, y dentro del marco educativo de la Enseñanza para la Compresión, surgido en el Project Zero de Harvard, adoptados en la ikastola.

Antes, el ajedrez ya se había incluido, como en muchos otros centros, como materia extraescolar, aunque su enseñanza y práctica aún no tenía ni unos objetivos pedagógicos marcados ni unas pautas adecuadas para el aprendizaje, más allá de fomentar una práctica ya consideraba muy positiva.

El ajedrez ejercita ambos lados del cerebro, mejora su memoria, aumenta las habilidades de resolución de problemas, mejora las habilidades de lectura, mejora la concentración y enseña a planificar, entre otras ventajas pedagógicas. 

Fueron los rusos los que, a mediados del siglo XX, comenzaron a enseñar ajedrez en las escuelas. Mucho más tarde, en 1995, la Unesco recomendó oficialmente incorporar el ajedrez como materia educativa tanto en Educación Primaria como en Secundaria. Pero, en nuestra educación, rígida todavía en aquellos años a la hora de innovar, el uso más generalizado se dio como materia extraescolar de la mano de las asociaciones de padres y madres.

Muchos beneficios

No obstante, Begoñazpi Ikastola, que tiene la innovación en su ADN, comenzó a analizar e interiorizar los diversos estudios que iban  corroborando los enormes beneficios que suponía la enseñanza del ajedrez. La mayoría de los estudios coinciden en que la práctica del ajedrez ejercita ambos lados del cerebro, mejora su memoria, aumenta las habilidades de resolución de problemas, mejora las habilidades de lectura, mejora la concentración y enseña a planificar, entre otras ventajas pedagógicas. “El ajedrez es un proceso muy adictivo, un fármaco positivo para los niños”, añadía el maestro inglés del ajedrez y periodista, Raymond Keen.

En ese proceso de análisis, Begoñazpi encontró una manera eficiente de introducir el ajedrez en el aula, como asignatura. En el Congreso Mundial de la Universidad de Harvard Pensamiento que se celebra anualmente en Miami, la ikastola conoció a la campeona de ajedrez Adriana Salazar y su método ‘Ajedrez en el aula’. Tan claro y preciso como su nombre, el método encajaba perfectamente con la cultura del pensamiento que envuelve toda la ikastola. Así lo explicaba el propio director de la ikastola, Merkat Bernaola, en el seno de Innobasque, en 2015.

Esta metodología parte de tres hilos conductores, grandes preguntas que irán calando poco a poco en el alumnado: cómo se mueven las piezas de ajedrez en la mente; cómo se desarrollan las habilidades mentales a través del ajedrez; y cómo ayuda el ajedrez a aprender a realizarse.

Estas preguntas iniciales son las que ayudan a establecer las metas de compresión, los objetivos que perseguirá la ikastola en el alumnado en cada uno de los ocho cursos de los que se compone este método, desde los 4 años a 6º de Educación Primaria. Así, los movimientos de las piezas, las capturas o el cálculo de los desplazamientos en el alumnado más pequeño, la  importancia del jaque y de defenderse, la argumentación de ideas y jugadas en los cursos intermedios, hasta el análisis de grandes jugadas y partidas del ajedrez mundial en los cursos superiores.

El ajedrez, una estimulante herramienta educativa

Matemática y comprensión

Son pues, objetivos, muy relacionados con la inteligencia lógica-matemática, desarrollada en Begoñazpi a través de diferentes materias, y con la comprensión, el eje pedagógico del modelo educativo del centro. “El ajedrez es matemática pura, pero también compresión, porque nos ayuda a introducir rutinas de pensamiento “, señala Jon Crespo, responsables pedagógico de Educación Infantil en Begoñazpi.

“Con cuatro años, les introducimos en el ajedrez de una forma muy lúdica; cada pieza tiene su canción y su cuento, las piezas viven en el país de vainilla y chocolate…”

A partir de los 4 años, los niños y niñas comienzan así a conocer el tablero de una manera visual, atractiva y divertida. Durante una hora semanal, empiezan trabajando diferentes seriaciones con los recuadros blancos y negros, las piezas y  las posiciones de partida, los conceptos de fila, columna y diagonal…

Estructurado durante todo el curso, el aprendizaje se vale de las diferentes sesiones lectivas para introducir, poco a poco, el movimiento de piezas como el peón, la torre y el alfil, jugadas concretas, movimientos y capturas… “Pero todo de una forma muy lúdica; cada pieza tiene su canción y su cuento, las piezas viven en el país de vainilla y chocolate…”, explica, divertido, Crespo.

Con 5 años, todavía en Educación Infantil, repasarán conceptos y seguirán con el movimiento de la reina, del caballo y del rey, el jaque y las maneras de defender al rey, el jaque mate…. Las partidas entre ellos, en grupos de dos o tres, son ya habituales.

“Usamos un tablero gigante en el que ellos son las piezas. Trabajan así en grupo, y además visualizamos los movimientos en un tablero mural en la pizarra. Además, dejamos constancia de lo aprendido y comprendido en fichas”, explica Crespo. Pero lo mejor de todo es que “no se dan cuenta de que están aprendiendo; se meten en la historia y disfrutan”, confirma.

En Primaria, el aprendizaje da un paso importante para progresar en el aprendizaje, en los movimientos, en las partidas, en los cálculos y su argumentación… Y, así, en definitiva, en la inteligencia lógico-matemática y en la comprensión.  Lo hará de manera paulatina hasta completar toda la etapa de Educación Primaria (6º de EP).

Cuando el ajedrez llegue a 4º de Primaria, la Ikastola procederá a analizar en profundidad, medir y comparar el impacto del aprendizaje. Pero lo que ya tienen claro es que los niños y las niñas trabajan en grupo, aprenden a respetar al compañero, a guardar los turnos, aprenden a equivocarse y a controlar la frustración. Valores añadidos a una disciplina que ayudar a formar y ordenar sus pensamientos, algo indispensable para su futuro.

Elkarbanatu post hau / Comparte este post / Share this post
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInBuffer this pageDigg thisShare on RedditShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>